Soluciones de ahorro energético en la industria del automóvil

El consumo de aire comprimido es vital en la industria del automóvil. La medición y el control de su aire comprimido y otros servicios públicos permitirán mejorar considerablemente el sistema y ahorrar energía.

Con la introducción del aire comprimido, la industria de la automoción ha mejorado considerablemente en términos de seguridad de los trabajadores y de eficiencia general de la planta. Hoy en día se encuentra aire comprimido en casi todos los aspectos del proceso de fabricación de automóviles, como el montaje de vehículos, el transporte, la pintura y la limpieza. El aire comprimido es, por tanto, una utilidad vital, ya que es fundamental para la producción y los costes energéticos son considerables.

Ejemplos de uso del aire comprimido en las fábricas de automóviles:

  • El aire comprimido se encuentra en el proceso de pintura. Las carrocerías se limpian con aire comprimido seco y sin aceite, y se utiliza aire a baja presión para hacer funcionar las pistolas de pintura. La calidad del aire es vital en este caso, ya que cualquier contaminante en el suministro de aire provocará costosos retrabajos o incluso pérdidas de producción.
  • El sistema de transporte de aire comprimido facilita el trabajo pesado. Utilizan aire limpio y seco para crear una fina película de aire entre la mesa de trabajo y el suelo, lo que permite enviar las piezas y las carrocerías (ensambladas) a través de la línea de producción. Además, la maquinaria robótica utiliza aire comprimido para levantar, transportar y colocar componentes pesados.
  • Con aire comprimido, las máquinas de conformación de metales convierten las chapas en componentes de vehículos.
  • Hay muchas herramientas neumáticas en la fábrica para, por ejemplo, fijar y atornillar componentes en su sitio, y quitar pernos y tuercas. Las sierras neumáticas se utilizan para amolar y cortar el metal.

 

Medición y control del aire comprimido

Reduzca sus costes de mantenimiento, controle la calidad del aire y evite costosas pérdidas de producción. Medir y controlar permanentemente su sistema de aire comprimido es fundamental. Además, puede conseguir un importante ahorro de energía, ya que puede optimizar el uso del aire comprimido. Por ejemplo, detecte y repare las fugas, determine el nivel de presión/caudal adecuado para sus procesos de producción e investigue si puede cambiar al aire de baja presión para determinadas manipulaciones. Compruebe cómo este fabricante de automóviles de EE.UU. ahorra 600.000 dólares anuales en su sistema de aire comprimido.

Argón

El aire comprimido no es la única utilidad que presenta una posibilidad de ahorro energético. En la industria del automóvil también se encuentra el argón, por ejemplo, como gas de protección para los robots de soldadura. La inversión en un caudalímetro ya puede mostrar un importante potencial de ahorro, como descubrió este fabricante de automóviles de Tennessee (EE.UU.):